Liempe denuncia inteligencia contra alumnos secundarios

El Proyecto X en Buenos Aires: la diputada de UP solicitó a Granados que informe sobre la inteligencia contra estudiantes.

rita liempeLa diputada Rita Liempe solicitó al ministro de Seguridad provincial, Alejandro Granados, que informe sobre las tareas de inteligencia realizadas sobre un grupo de estudiantes secundarios de la zona norte del Conurbano Bonaerense, que se disponía a entregar un petitorio al gobernador Scioli en las puertas de la quinta “Villa La Ñata”, el último 25 de septiembre.

“Hemos tenido acceso a los partes de inteligencia, donde se comprueba que se ha realizado un seguimiento de jóvenes estudiantes secundarios pertenecientes a la Corriente Clasista y Combativa, quienes querían entregar un petitorio con reclamos al gobernador. Nuestra pregunta se refiere a cuál es el basamento legal para que desde la Casa Residencial del gobernador, se inicien tareas de investigación sobre los jóvenes. Por esto solicitamos al ministro que venga a la legislatura a contar sobre el caso”, señaló la legisladora de Unidad Popular.

“Nos vemos en la obligación y la responsabilidad de denunciar el accionar policial – asimilable a actos propios de la ultima dictadura militar – ya que no reconocemos la legitimidad de que existan órdenes tendientes a realizar actos de espionaje ante la entrega pacifica de un petitorio”, dijo Liempe.

Por su parte, el secretario nacional de Juventud de Unidad Popular, Leonardo Vásquez, quien acercó el caso a la Legislatura, señaló: “Creemos que estamos ante un nuevo acto que pretende atentar contra los sectores sociales organizados por la ineficiencia de la gestión de nuestros funcionarios de gobierno y un claro apuntalamiento hacia la criminalización de la protesta social que hoy en día se vive en nuestra provincia”.

La presentación del proyecto, se hace en el marco de una jornada nacional de lucha para denunciar la persecución y el espionaje a estudiantes secundarios organizados en el Movimiento de Unidad Secundaria (MUS).

 

El hecho

Los jóvenes estudiantes se habrían trasladado, el último 25 de septiembre, hasta la quinta donde vive el Gobernador Daniel Scioli, en Villa La Ñata, en tres micros que terminaron su recorrido en una cercana estación de servicios. Desde allí, continuaron caminando los metros que faltaban para llegar al portón de acceso de la residencia. Según las filmaciones, hubo aplausos y cánticos, no había ni bombos ni trompetas, ninguno de los adolescentes llevaba palos ni tenían sus rostros tapados. 

“No pasó nada, estábamos todos tranquilos. Llegamos al portón y dijimos que queríamos entregar un petitorio”, recordó Pablo Vega, uno de los investigados, y quien hubiera sido designado oportunamente por los demás compañeros para entregar el petitorio.

Les dijeron que no había ningún inconveniente que aguardaran un momento hasta que llegara el secretario de Scioli para recibirlo. Luego de un rato de espera, se acercó el capitán Jorge Guillardoy, diciendo ser secretario de Daniel Scioli, de quien aparentemente tenía la orden de solicitar el número de celular del joven Vega, con la excusa de que luego lo llamarían. “No hubo ningún problema, nos atendieron bien, después de eso nos fuimos” declaró Pablo.

Los jóvenes no se dieron cuenta que el designado para entregar el petitorio y el resto de los compañeros fueron todos fotografiados por policías vestidos de civil, además de registrar, tanto en anotaciones como fotográficamente, las patentes de los micros en los que se trasladaron.

El petitorio firmado por la Juventud Corriente Clasista y Combativa, el Instituto parroquial San Pedro Clauer, de la localidad de Ricardo Rojas perteneciente a General Pacheco, la Escuela Técnica Nº2 de Escobar y la Escuela Nº37 de Villa de Mayo, Talar de Pacheco, reclamaba entre otras cosas: el Boleto estudiantil, el Plan Envión y las viandas, el funcionamiento de comedores en los establecimientos, y que se resolvieran los graves problemas estructurales en las escuelas. Y el escrito finalizaba de un modo cordial: “Desde ya, disculpe las molestias ocasionadas. Esperamos una respuesta a nuestras necesidades”.

 

El primer parte de inteligencia 

Ese mismo 25 de septiembre, un detallado informe de lo ocurrido llegaba al correo electrónico del comisario inspector Miguel Widmer. Esa información, con las fotos adjuntadas, luego fueron enviadas por Widmer al jefe de la policía Bonaerense Hugo Gabriel Matzkin. Ese día el encargado de la residencia del Gobernador era el oficial principal Maximiliano Vizcarra.

A juzgar por las fotos que sacaron los policías de civil, la breve manifestación de los adolescentes no se asemejaba a una banda terrorista dispuesta a tomar “La Ñata” y luego mantener secuestrado al candidato presidencial hasta que se cumplan sus reclamos.

Lejos de ser un mero parte informativo, lo que recibió Widmer y Matzkin tiene tinte de ser un escueto informe de inteligencia de dos carillas. Entre otros puntos, allí se lee: “En las fotografías obtenidas, esta persona (Pablo Vega) es quien viste una campera de color celeste de marca Adidas. También era asistido por un segundo masculino, el cual poseía un morral de cuero color marrón, tomando esta persona nota de todo lo que se hablaba”.

En otro párrafo se dice: “Se pudo observar una bandera que decía: Zona norte GBA MUS. Los jóvenes pertenecían a la Juventud Corriente Clasista y Combativa, al Instituto parroquial San Pedro Clauer, de la localidad de Ricardo Rojas perteneciente a General Pacheco, a la Escuela Técnica Nº2 de Escobar y a la Escuela Nº37 de Villa de Mayo, Talar de Pacheco”. También se indican los dominios de los tres ómnibus que los trasladaron al lugar.

Otro detalle muy llamativo es donde se informa que “no se percibió la presencia de medios periodísticos con cámaras, sin perjuicio del uso particular de teléfonos celulares que tomaban imágenes de lo acontecido”.

En el parte de inteligencia, donde se indica el celular y hasta el DNI de Pablo Vega, se señala que “en el estacionamiento, previo a subir a sus colectivos, se formalizó la entrega del petitorio, el cual se visualiza en el mail enviado para su tratamiento posterior”. Frente a tal señalamiento nos surge la siguiente incógnita ¿A qué se estarían refiriendo como “su tratamiento posterior”?

 

El “tratamiento posterior”

Los informantes del comisario inspector Miguel Widmer trabajaron con ardua rapidez y al otro día del suceso ya se había elaborado un nuevo parte de inteligencia el que se inició de la siguiente manera: “En relación a la exteriorización que se llevará a cabo en la víspera, en el portón de acceso a la vivienda del Gobernador (…)”. Más adelante se brindan los nombres de cuatro estudiantes (Pablo Vega, Alexis Penayo, Rocío Flores y Brían González) y se hace un minucioso análisis del Movimiento de Unidad Secundaria (MUS) de Zona Norte.

En uno de los párrafos se pone mayor énfasis sobre uno de los estudiantes y su padre: “Es de hacer mención que como quedará expresado, Alexis Penayo es hijo de Jorge Penayo, militante de la C.C.C, ex integrante de la Comisión Interna de Kraft Food, y activo participante de las distintas exteriorizaciones que se llevaran a cabo sobre la autopista Panamericana en el año 2009”.

Los puntillosos espías de Widmer y Matzkin escribieron otro dato que más que llamativo y alarmante: “Es dable hacer mención que el MUS es una agrupación nacional, siendo uno de sus coordinadores a nivel nacional Raúl Norberto Rajneri, quien es también dirigente de la C.C.C Río Negro”.

Pero esto no fue todo en relación a la organización estudiantil, según se puede apreciar en el informe, dice: “el objetivo es impulsar Centros de Estudiantes Secundarios de base, democráticos, participativos y de lucha independientes de los directivos y los gobiernos de turno. Asimismo proponen el apoyo al proyecto de Ley en la provincia del Boleto Educativo del Frente de Izquierda”.

El resto del informe no hace más que confirmar que se realizaron tareas de inteligencia sobre una agrupación estudiantil, cuyo principal objetivo era pedir un boleto estudiantil y mejoras del sistema educativo, contenidas en un petitorio dirigido en buenos términos, formales al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Llegando al final del parte de inteligencia confeccionado por los agentes se concluye con la siguiente afirmación: “al igual que la agrupación Corriente Clasista y Combativa, el MUS se referencia en el Partido Comunista Revolucionario, de base doctrinaria maoísta”. Cualquier semejanza con los informes que realizaba el Batallón de Inteligencia 601 del Ejército durante la dictadura, no es más que una mera coincidencia.

 

La investigación periodística puede leerse:http://www.agenciacta.org/spip.php?…

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*