La Cámara de Diputados rindió homenaje a Andrés Carrasco

Fue una iniciativa de Riestra, quien destacó los estudios del embriólogo fallecido sobre los efectos del glifosato en la salud.

Foto: La Vaca

Foto: La Vaca

Por iniciativa del diputado Antonio Riestra (PARES – Bloque UP), la Cámara de Diputados de la Nación homenajeó al embriólogo molecular Andrés Carrasco, fallecido el 10 de mayo de este año.

Este investigador argentino confirmó en 2009 los efectos nocivos del glifosato en embriones anfibios, lo que constituye una evidencia importante sobre los riesgos para la salud humana que provoca el uso de agrotóxicos.

Tras varios meses de insistencia, el diputado Riestra logró que la Cámara baja rindiera este merecido homenaje. A través de un proyecto de declaración, el cuerpo legislativo destacó su labor como “profesor de embriología molecular de la Universidad de Buenos Aires, investigador del CONICET y uno de los mayores denunciantes de los efectos que produce el agroquímico Glifosato”.

Durante el acto en el recinto, Riestra recordó que Carrasco decía: “No descubrí nada nuevo. Digo lo mismo que las familias que son fumigadas, sólo que lo confirmé en un laboratorio”.

Así fue comenzó a ser invitado a cuanto encuentro había. Desde universidades y congresos científicos, hasta encuentros de asambleas socioambientales y escuelas fumigadas. Intentaba ir a todos lados, restando tiempo al laboratorio y a su familia”, reseñó el legislador.

“También ganó muchos enemigos. Los diarios Clarín y La Nación lanzaron una campaña en su contra. No podían permitir que un reconocido científico cuestionara el agronegocio. Llegaron a decir que la investigación no existía y que era una operación del Gobierno para prohibir el glifosato como una represalia por la fallida resolución 125″, continuó Riestra.

“Carrasco se enojaba mucho con esta campaña, y en una ocasión me dijo: si hay alguien que no quiere tocar el modelo sojero es el gobierno nacional”, recordó el legislador santafesino.

Carrasco también sufrió las presiones del oficialismo. “Como era secretario de Ciencia en el Ministerio de Defensa, le pidieron que bajase el tono de las críticas al glifosato y al modelo agropecuario. No lo hizo y renunció”.

“También decidió alejarse del establishment científico que vive encerrado en laboratorios y sólo preocupado por publicaciones que sólo leen ellos. Se transformó en un referente hereje de la ciencia argentina. No tuvo despedidas en grandes medios, no hubo  palabras de ocasión de funcionarios. Andrés Carrasco optó por otro camino: cuestionar un modelo de corporaciones y gobiernos y decidió caminar junto a campesinos, madres fumigadas, pueblos en lucha. No había asamblea en donde no se lo nombrara”, remarcó Riestra.

Solo la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario le rindió un homenaje tras su fallecimiento y propuso que el día de su nacimiento sea recordado como el Día de la Ciencia Digna. No existe papers, revista científica ni congreso académico que habilite ingresar donde él lo hizo. Esto lo logró a fuerza de compromiso con el pueblo. Hoy podemos decir que Andrés Carrasco ya tiene un lugar en la historia viva de los que luchan”, finalizó Riestra.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*