Camino Popular mostró cómo gobernaría la ciudad

Los candidatos Lozano, Walsh y Hagman recorrieron una de las comunas más olvidadas y dialogaron con vecinos sobre sus necesidades.

Lozano Hagman y Walsh en Comuna 8Este sábado 4 de abril, la esquina de la avenida Riestra y Murguiondo se llenó de colores, cantos y vecinos ansiosos por ver y conversar con los candidatos del espacio. Estuvieron Claudio Lozano, candidato a jefe de Gobierno, Patricia Walsh, candidata a vicejefa de Gobierno, Itaí Hagman, candidato a primer legislador, así como también a Lucía Vassallo y Diana Kordon. Luciano “Tano” Nardulli, candidato a comunero, sumó su presencia y años de activa militancia en el barrio.

Se leyeron preguntas con inquietudes de los vecinos puestas durante semanas en una urna. Las necesidades más acuciantes de la Comuna, de las más postergadas de la ciudad de Buenos Aires, fueron las referidas a la vivienda, la seguridad, y el rol de las Policías Federal y Metropolitana en negociados y actividades ilícitas como la trata y el narcotráfico. La idea base de los candidatos de Camino Popular es escuchar los problemas de los vecinos de toda la ciudad para armar juntos un programa y las medidas a tomar en caso de llegar a la jefatura de gobierno porteño.

Hagman fue quien comenzó respondiendo una de las consultas de los vecinos, que se oponen a que el gobierno macrista repita en esta Comuna la experiencia que viene desarrollando en otras desde que comenzó su gestión: “Lo que está haciendo el PRO en la zona sur es imitar lo que se hizo en la zona norte de la ciudad de Buenos Aires y traerlo para acá, que es básicamente traer inversiones multimillonarias en obras, en negocios inmobiliarios que expulsan a la población”. También afirmó que dentro de la zona sur, “la Comuna 8 es probablemente la más postergada de todas, en donde un tercio de los vecinos y vecinas que viven en ella lo hacen en villas o en viviendas precarias. En donde más del 40% de la población no tiene acceso a una obra social ni a una medicina prepaga, depende solamente del sistema público de salud, y es una de las pocas comunas donde no hay un hospital público. Todas esas paradojas de la Ciudad de Buenos Aires que reflejan que es una ciudad absolutamente injusta, con gobiernos totalmente insensibles hacia las necesidades de los más postergados, hacen que nosotros reforcemos nuestra presencia en estos lugares”.

Asimismo, abordó el tema de la vivienda, uno de los inconvenientes más profundos que sufre la zona sur: “Los alquileres también son un problema importante de la población que vive en villas y en barrios precarios porque no es solamente un problema de precios. Mucha gente no puede acceder a un alquiler, incluso teniendo muchas veces la plata para pagarlo, porque no tiene un pariente que le dé una garantía o no trabaja en blanco. Más de un tercio de la población argentina trabaja en la informalidad y no tiene capacidad de demostrar sus ingresos.

También hizo referencia al programa “Alquilar se puede”, anunciado con bombos y platillos desde las filas oficialistas: “Ahora el Gobierno de la Ciudad, un mes antes de las elecciones y después de ocho años de mandato, salió a hacer propaganda con un programa, pero no resuelve nada. En primer lugar, porque no establece ningún tipo de regulación sobre los alquileres, simplemente da créditos para que uno pueda juntar el dinero para ingresar al alquiler. Pero además, va a dar solamente 2 mil, cuando tenemos 350 mil familias que alquilan en la Ciudad de Buenos Aires. Estamos hablando de menos del 1%”. “Para defender los derechos de los inquilinos hay que regular el mercado inmobiliario, hay que crear instituciones que defiendan los derechos, hay que terminar con los abusos de las inmobiliarias”, precisó.

Por su parte, Lozano retomó lo dicho por Hagman y explicó: “En la ciudad se ha construido una cantidad importantísima de viviendas durante todos estos años. Y seguimos teniendo 270 mil hogares que tienen situaciones de emergencia habitacional cuando hay más de 340 mil viviendas vacías en nuestra ciudad”.

“Nosotros creemos que hay que ponerle un impuesto a todos los espacios, galpones y viviendas vacías para que salgan al mercado y bajen el precio de los alquileres, y que todos aquellos que llevan adelante un emprendimiento inmobiliario y que construyen millones de metros cuadrados como los hipermercados, los shoppings, las grandes torres, tengan que aportar un porcentaje en vivienda social. Si esto hubiera ocurrido en la Ciudad en los últimos 10 años, hubiéramos producido alrededor de 35 mil viviendas”, agregó.

Por otro lado, se refirió a la situación de los vecinos que viven en asentamientos: “hay que urbanizar y transformar a las villas y los asentamientos de la ciudad de Buenos Aires en barrios populares. Y en esta Comuna, esto adquiere un valor importantísimo y estratégico porque una de cada tres personas vive en villas y asentamientos”.

Walsh, por su parte, comenzó hablando de seguridad. Recordó que cuando se votó la creación de la Policía Metropolitana, ella, como legisladora, sostuvo que “íbamos a tener un abismo entre lo que gastamos para mantener a una y a otra (Federal y Metropolitana), y  la verdadera seguridad en nuestros barrios, en nuestras villas, en nuestros asentamientos, porque estas policías muchas veces tienen que ver con las cuestiones que denunciamos”. “Si vamos a hablar de paco, ahí los vamos a encontrar. Si vamos a hablar de narcotráfico, ahí los vamos a encontrar. Si vamos a hablar de coima, como dijera mi padre hace muchos años, Rodolfo Walsh, ‘la secta de la mano en la lata’, la secta de la picana, la que ahora quiere venir con la Táser”, afirmó’.

Nardulli, veterano militante y vecino de la Comuna habló desde su experiencia de primera mano y puntualizó: “El tema de la seguridad no es el problema de meter más fuerzas policiales. Es un problema social muy profundo. Cuando a nuestros pibes les dan el paco y después como resultado de eso también viene el gatillo fácil, significa que eso no resuelve el tema de la seguridad. ¿Quién maneja el paco? ¿Quién maneja el gatillo fácil?”, reflexionó.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*