Plenario Provincial de UP Córdoba: Crece desde el pie

RÍO TERCERO  (Córdoba).- El sábado tuvo lugar el Plenario Provincial de Unidad Popular Córdoba con la participación de más de medio centenar de dirigentes y militantes provenientes de las ciudades de Río Cuarto, Córdoba, San Francisco, Villa María y Río Tercero.

17523463_1247467365374191_6110461172813838893_n

El Plenario -al que pasó a saludar una delegación de la conducción provincial del Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP)- sesionó en el Club Sportivo Central Argentino presidido por la Junta Promotora de UP que componen Emiliano Campos (Río Tercero); Federico Giuliani (Río Cuarto); Nelson Martínez (Córdoba); Gustavo Vilches (Villa María)  y Antonio Muratore (San Francisco). Se sesionó durante parte del día en distintas comisiones de trabajo y luego en el Plenario General se aprobó un documento con las conclusiones de la jornada que, según los participantes, “constituyó un salto en calidad y cantidad para avanzar en la conformación de una alternativa política en la provincia”.

A continuación reproducimos el documento aprobado en el Plenario Provincial de UP en Río Tercero:

Organizar la rebeldía popular

17425932_1300817813328643_3578845624183880767_n

“El objetivo principal de Unidad Popular (UP) Córdoba en este año es obtener la Personería Jurídica como Partido Nacional de Distrito para construir una nueva experiencia política que interpele y confronte con las fuerzas gerenciadoras del poder que vienen gobernando la provincia desde el retorno de la democracia en diciembre de 1983.

Este propósito se corresponde con nuestra estrategia nacional partidaria. No es posible pensar en una alternativa política movimientista, popular, democrática y emancipadora, con chances de crecer y afianzarse en todo el país, sino tiene presencia efectiva en Córdoba que, junto a Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe y Mendoza, integra el bloque de los distritos electorales cuantitativamente más importantes de la Argentina.

Para lograr este objetivo tenemos que hacernos cargos de dos premisas fundamentales:

Por un lado, desarrollar la Campaña de Afiliación a Unidad Popular en todo el territorio de la provincia. Es condición básica e indispensable contar con las adhesiones y afiliaciones que exige la Ley Electoral -impuesta por el sistema- para aspirar a ser protagonistas –desde nuestra propia identidad y sin delegar en terceros- de los procesos electorales que se convocan cada dos años. Nuestra intención es contribuir en la construcción de un nuevo Frente Político y Social a nivel nacional.

Por el otro, refrendar el concepto de que nuestra matriz histórica no tiene nada que ver con el ADN de la partidocracia liberal. Que nos aprestemos a conseguir adhesiones y afiliaciones a UP cumpliendo con las normas del régimen, no implica que nos vayamos a inspirar en estrategias exclusivamente electoralistas. Lo electoral tiene sentido dentro de una estrategia integral de poder popular. De lo contrario, se cae en la trampa de ser más de lo mismo aunque se lo disfrace con el discurso posibilista del “progresismo”, o el accionar oportunista de la “izquierda” del sistema.

Para nosotros, la mayoría militantes de organizaciones sindicales, sociales, de derechos humanos, barriales, culturales, estudiantiles, provenientes de diferentes extracciones políticas que abrazan en general la causa nacional, popular y revolucionaria, el conflicto social –lucha de clases- es el combustible que alimenta los niveles de conciencia, organización, resistencia y lucha de nuestro pueblo. Mientras más protagonistas seamos de esa contienda cotidiana con los que mandan, mayores posibilidades tendremos de hacer visible y explícita una propuesta política electoral innovadora para que el pueblo gobierne.

Es importante que pongamos énfasis en la formación de nuestros cuadros y que coordinemos a nivel provincial los distintos equipos de trabajo que hemos acordado poner en marcha para ser eficaces a la hora de explicitar nuestra propuesta política. Se trata de los equipos de Comunicación; Organización y Finanzas; Institucional y Legal. A partir de estos instrumentos iremos cohesionando la tarea militante que vayamos desplegando en cada punto de la provincia.

También es necesario construir en cada lugar donde tengamos presencia y representación el Movimiento de Acción Popular (MAP). Organizaciones sociales y territoriales con identidad partidaria en Unidad Popular  -entre las que se contó a la Coordinadora de Organizaciones Barriales (COB) de Río Cuarto)- constituyeron el MAP a nivel nacional el 4 de marzo a través de un Plenario Nacional realizado en las instalaciones de la Unión Solidaria de Trabajadores (UST-CTA) en Wilde, Avellaneda, provincia de Buenos Aires. Esta herramienta política y social refuerza la idea de que nuestra construcción supera lo meramente electoral para enraizarse en la organización de la pelea cotidiana de nuestra gente en los barrios y asentamientos por una vida digna y con justicia social.

Este 2017 y con las elecciones legislativas a la vista debe ser nuestro punto de inflexión para que, al calor de la campaña electoral, podamos cumplir nuestra misión principal: Alcanzar la Personería Jurídica de Partido Nacional de Distrito.

Elecciones: Fuerza propia y alianzas

17553464_1247467402040854_8338525014774864393_n

En agosto tendrán lugar las PASO –otro de los escollos que los partidos mayoritarios pusieron para dificultar aún más el arribo de las fuerzas políticas nuevas y más pequeñas al acto electoral- en la provincia que, después de 12 años de gobierno radical, es administrada desde hace más de 17 años por Unión por Córdoba (PJ).

Mientras UP va constituyendo su fuerza propia, llevando adelante la Campaña de Afiliación al territorio y fortaleciendo –en la práctica y en lo simbólico- su identidad partidaria, debe ir debatiendo y consensuando en el conjunto de la militancia su política de alianzas. Está claro que Unidad Popular no integrará ninguna alianza con Unión por Córdoba o Cambiemos (UCR, PRO, Frente Cívico). También es previsible que, teniendo en cuenta los acuerdos que a nivel nacional mantenemos con el Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP) en el marco del Frente Popular, y que esa fuerza ya tiene en Córdoba Personería Provisoria, que conformemos una experiencia frentista de cara a las próximas elecciones.

Por supuesto que tal decisión no significa desconocer que, siendo un buen punto de partida, la alianza entre UP y PTP es absolutamente insuficiente para competir con alguna posibilidad en el próximo turno electoral. Por lo tanto, los integrantes de la Junta Promotora Provincial del partido conformada el 16 de diciembre de 2016 en la ciudad de Río Cuarto –máximo órgano de conducción partidario hasta obtener nuestra Personería Jurídica y poder llamar a elecciones internas-, tendrá que diseñar una agenda de contactos y ronda de discusiones con otras fuerzas políticas, sociales y territoriales para ampliar en todo lo posible el Frente Social y Popular cordobés.

Para separar la paja del trigo lo primero que tenemos que tener en claro es saber cuál es la fuerza propia, distinguirla de la aliada y, con mucha más razón, de la del enemigo. No hay estrategia posible, ni tácticas coyunturales que alimenten esa estrategia, si no se diferencian las fuerzas que componen el campo popular –fuerza propia y aliada- del enemigo.

Un enemigo que sistemáticamente opera en todas las direcciones para evitar que tome altura el proyecto emancipador que apunta a construir la Nueva Argentina. Por eso es tan importante que todo lo que haya que discutir se discuta a partir de una práctica transformadora, que cuestione de raíz el discurso montado del no se puede, la inacción, la parálisis social. Por lo tanto, conjugar teoría y práctica en la realidad cotidiana implica no perder de vista nuestra planificación común para gobernarnos.

Lo que distingue a una sociedad justa de otra desigual es la universalidad de las políticas. Mientras se prosiga con la aplicación de políticas focalizadas se reproducen la pobreza, la marginación social y el clientelismo político. Somos promotores de políticas universales, para todos. Para terminar con el hambre, la explotación, la dependencia. Para tener un destino diferente a más de 30 años de implantada una democracia de baja intensidad, planificada para que la mayoría de la población sobreviva a duras penas, mientras se acrecientan la concentración y extranjerización de la riqueza y el saqueo de nuestros bienes naturales.

Compromiso y militancia

17426288_1247467815374146_7945823999305294053_n

En este Plenario Provincial de UP en Río Tercero, venimos a ratificar nuestra voluntad de ser mayoría. Para ello, tenemos que combatir todos los días contra las debilidades y desviaciones que nos impone el enemigo: Soberbia, elitismo, vanguardismo, sectarismo. Somos apóstoles de una construcción colectiva que se referencia y contrasta en políticas de masas. El resto es, sencillamente, discusión por Facebook, twitter, o mera charla de café. Si estamos convencidos en lo que pensamos y decimos entonces hay que hacerlo poniendo el cuerpo, cada uno en el lugar que le corresponde. Tenemos que ser capaces de acordar y ejecutar una política que nos contenga a todos. A los que están más comprometidos y a full con el armado, a los que vienen un poco rezagados y nos están observando para ver hacia dónde vamos y a los que vienen más atrás, con un incipiente nivel de compromiso  y participación. A cada uno lo suyo, procurando que el crecimiento de nuestro proyecto y la fuerza que lo sostiene sea armónico, consistente y a largo plazo.

La elección es una fotografía, captura un momento determinado en la vida de una comunidad. Es importante en el marco de la grilla político-electoral, pero no es determinante en el curso de la historia, sobre todo cuando los que dominan ese paisaje son los aparatos de la UCR-PRO y el PJ que a 33 años de recuperación democrática se han convertido en garantes de un modelo de provincia desigual donde uno de cada tres cordobeses es pobre. Las relaciones de fuerza se modifican cuando irrumpe el pueblo y hace desbarrancar la institucionalidad del régimen. Así pasó a lo largo de nuestra historia: El 17 de octubre de 1945, el Cordobazo en 1969, y el 19 y 20 de diciembre de 2001, son apenas tres botones de muestra.

Nadie nos regalará lo que no sepamos conseguir por nosotros mismos. Esta experiencia de instalar y referenciar a Unidad Popular en Córdoba, requiere dar cuenta de la importancia estratégica del territorio a la hora de contabilizar el protagonismo popular en los conflictos sociales, de confrontación con el poder.

Organizar esa rebeldía colectiva, canalizarla y darle un sentido superador es el mayor desafío del momento. Campaña de Afiliación a UP y participación en el conflicto social son dos caras de una misma moneda para que en Córdoba amanezca una alternativa política, social y cultural”.

Río Tercero, 1º de abril de 2017  

17626215_1300817743328650_2370230246550210839_n

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*