“Las alternativas al neoliberalismo de los 90 han fracasado en América Latina”

RÍO CUARTO (Córdoba).- El ex diputado nacional Claudio Lozano, integrante de Unidad Popular y titular del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), cuestionó ayer el destino de los gobiernos que resultaron como reacciones a las políticas de los 90 y destacó la “necesidad de construir una alternativa entre una fuerza conservadora y el regreso de una suerte de progresismo decadente asociado a la corrupción”.

“Tenemos que romper la trampa política en la que quieren meter a la Argentina entre una fuerza conservadora representada por el macrismo y sostenida por la UCR y las distintas variantes del justicialismo que le garantizan la gobernabilidad; o el regreso a una suerte de progresismo decadente asociado a la corrupción. Construir otra cosa es la tarea política principal para que Argentina pueda trazar un horizonte de desarrollo que resuelva los problemas urgentes que tenemos. Tenemos una potencialidad en materia alimentaria monumental, pero convivimos con problemas de hambre que se expande. Y el país tiene capacidad de resolver esos problemas que viven millones de hogares en el país. Tenemos trabado el horizonte de desarrollo y agravado su cuadro productivo, dependiente cada vez más de una base de recursos naturales por vía de mecanismos extractivos, que complican la situación ambiental. Y tenemos un contexto de desastre social, productivo y ambiental”.

Lozano participó del lanzamiento de una serie de programas de formación que llevará adelante el IPyPP en la ciudad.

-¿Es un momento difícil para construir alternativas en el país?

– No sólo en el país, sino en el mundo. Muchas de las reacciones que aparecieron frente a la globalización y sus límites vienen a través de reacciones de ultraderecha como Trump, el caso del Brexit, lo que aparece en Austria, lo que fue derrotado en Francia. Son planteos fascistas, xenófobos, misóginos. Los cuestionamientos están, lo que no termina de aparecer es un horizonte de construcción política que permita canalizarlo, en sentido de mayor igualdad y derechos. De hecho, aquí en Argentina, que haya ganado con votos un armado como el que capitanea Macri, es un indicador de que las alternativas más transformadoras han exhibido problemas. Asumir esa crisis y abrir un espacio de debate nuevo para tratar de buscar nuevas confluencias es el desafío. Hay que abrir un nuevo espacio que permita interactuar entre las fuerzas de izquierda y las culturas políticas populares.

-¿Y Brasil?
-Hay un tiempo de América Latina que gobiernos que nacieron en el marco de un cuestionamiento popular a la experiencia neobliberal de los 90 encontraron límites. No supieron resolver situaciones y en un marco mundial en el que tuvo una oportunidad inmejorable en materia de recursos, no los transformó en cambio de matriz productiva y de distribución.

Fuente: Diario Puntal de Río Cuarto

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*