Mar del Plata y “el doble discurso de Arroyo”

“No hay quien resista un archivo”, es a esta altura una frase ya instalada en el inconsciente colectivo de las y los  argentinos y que, salvo honrosas excepciones, parece encontrar asidero en el doble discurso y las promesas incumplidas de buena parte de la dirigencia política.

En la previa a las elecciones de 2015, el portal Que Digital entrevistó a cada uno de los y las candidatas a ocupar el sillón principal del palacio municipal, entre ellos, claro está, al actual intendente Carlos Fernando Arroyo. Una rápida lectura de esa entrevista que pronto cumplirá dos años (fue publicada el 25/6/2015) permite observar las diferencias entre el Zorro1 candidato y su propia gestión.

El Arroyo candidato diagnosticaba, en aquel entonces, que los principales problemas de la ciudad eran la salud, el trabajo y la seguridad, un diagnóstico que, con matices, bien podría ser compartido por buena parte del arco político de la ciudad.

En cuanto a la primera de las problemáticas enunciadas, el ahora intendente, proponía la creación de un hospital municipal, dos años después ni su bloque de concejales ni su secretario de salud han presentado un solo proyecto que apunte a tal objetivo, pero no solo no cumplió con esa promesa,  si no que la crisis crónica que vive la salud pública de nuestra región parece haberse agravado durante su gestión, tal como lo denuncian los trabajadores y usuarios de las CAPS.

En la misma entrevista el actual intendente aseguraba  que:  “El problema de la delincuencia es en un 80%social y en un 20% represivo” y agregaba que :  “No necesitamos más patrulleros ni policías, necesitamos más escuelas, más gente con trabajo, más gente de recuperación de drogadictos, necesitamos una política de minoridad que no tenemos”.

Desmenucemos estas declaraciones y veamos, pues, cual ha sido la política llevada adelante por la gestión Cambiemos en materia de Seguridad.

El Arroyo candidato nos decía que:  “No necesitamos más patrulleros ni policías”, sin embargo a meses de haber asumido su cargo y luego de mantener una reunión con el ministro Ritondo, el flamante intendente opinaba acerca de la misma: “ha servido para ajustar detalles que profundicen la llegada de agentes y de patrulleros. Sobre todo a los barrios y las áreas rurales.” Y un año más tarde recibía de manos del mismo ministro, las llaves de 24 motos.

A su vez el 24 de Mayo de este año la prensa oficial del municipio informaba que el Dr. Arroyo había dejado inaugurado un destacamento policial móvil (ubicado en Mario Bravo al 3900) y durante la actividad declaraba: “Esto trae tranquilidad a todo este sector y es un paso más en la ocupación del territorio por parte de la Policía Local” parece interesante cotejar estas declaraciones con las que el mismo protagonista vertía ante las preguntas de Juan Manuel Salas donde no solo tildaba de “mediocre” a su antecesor por acciones similares sino que a su vez afirmaba: “Mientras más comisarías y cárceles hagamos es el sinónimo de que peor anda nuestra sociedad y más incapaces somos para resolver problemas” A confesión de partes….

Sigamos adelante. En junio de 2015, el ex director de la EEM 2, opinaba que era necesaria “una política de minoridad que no tenemos” sin embargo  a partir de la llegada de Arroyo a la intendencia se produce el cierre de programas que según denuncia el Consejo Local de Niñez, la Defensoría del Pueblo y decenas de organizaciones, dejo a unos 13000 pibes sin poder a acceder a actividades educativas y culturales que el estado garantizaba. Mientras que, por otro lado siguen sin concluirse las obras en los polideportivos barriales que como ya hemos indicado en otras oportunidades no solo brindarían la oportunidad a muchos de nuestros vecinos y vecinas de practicar deportes sino que también podrían erguirse como espacios de integración y coordinación de las diversas instituciones que desarrollan sus actividades en los barrios, potenciando y haciendo más eficiente su intervención.

En aquella entrevista el ahora  jefe comunal definía con exactitud el perfil de ciudad que quería: “La que más me gusta de corazón es la Mar del Plata universitaria” sin embargo dos años después y pese a la existencia de una ley provincial y a la promesa que el mismo Arroyo le hiciera a la Federación Universitaria Marplatense, en marzo de 2016, General Pueyrredon sigue sin contar con un Boleto Universitario, que sin duda alguna sería una herramienta importante no solo para que nuestros vecinos y vecinas tengan  más oportunidades para cursar sus estudios superiores, sino también para que muchos jóvenes de la región elijan a nuestra ciudad y a nuestra UNMdP para desarrollar su formación profesional.

Uno de los temas principales para nuestra ciudad, es sin dudas el Puerto y al tocar este tema, el Arroyo Candidato, vertió conceptos más que interesantes y  entre otras cuestiones opinaba razonablemente que “Con el sistema actual, plenamente capitalista, se nos ahogan los marineros, todo está en negro y se hacen ricos cuatro vivos. Los peces son de los 40 millones de argentinos, por eso yo quiero que la riqueza del mar sea de los 40 millones de argentinos” y proponía: “medidas de fomento, como por ejemplo el mercado concentrador, créditos a los pequeños empresarios pesqueros y fundamentalmente agrandar el puerto y convertirlo en algo funcional que sirva a toda la región, no solo por la pesca sino por la entrada y salida de productos” obviamente nada  se concretó, el intendente podría esgrimir problemas de jurisdicción para la realización de algunas de estas cuestiones que exceden al ámbito municipal, así y todo el jefe comunal bien podría encabezar el reclamo e impulsar a través de los legisladores de su alianza proyectos de ley que apunten en el sentido de sus promesas de campaña, nada de eso ha ocurrido.

Comenzamos estas líneas citando a, tal vez, uno de los comediantes más importantes de la historia, y terminaremos con otro “humorista” más contemporáneo como lo es Woody Allen a quien se le atribuye la frase “el humor es tragedia más tiempo”.

Seguramente, y si logramos sacar a Mar del Plata del ostracismo al que Arroyo nos ha sumergido, -confundiendo la administración de una ciudad más grande que 9 provincias con la cooperadora de una escuela-  y mientras nuestra ciudad siga encabezando los índices de desocupación y subocupación, mientras más de la mitad de nuestros pibes y pibas vivan en la pobreza, mientras no urbanicemos los más de 80 barrios precarios y todos los habitantes de General Pueyerrdón puedan acceder de igual manera a los servicios públicos, la gestión Arroyo será lisa y llanamente,  una tragedia.

Nota de Opinión y Análisis de Facundo “Apache” Villalba, referente de UP Mar del Plata en el Frente Socialista y Popular.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*