Denuncia ante el INADI por el exorbitante precio de un medicamento abortivo

Se trata del Misoprostol, una sustancia recomendada por la OMS para los casos de interrupción voluntaria del embarazo. María Elena Barbagelata advirtió que en Argentina se comercializa a un valor 2.746% más caro que en Francia.

La precandidata a diputada nacional por Convocatoria Abierta por Buenos Aires (CAxBA) María Elena Barbagelata, junto a los precandidatos Claudio LozanoHéctor PolinoMaría Eva KoutsovitisNina Brugo y Julia Martino, presentó hoy una denuncia ante el INADI por el exorbitante precio de un medicamento con efectos abortivos, el Misoprostol, que se comercializa a un valor 2.746% más caro que en Francia.
Los precandidatos se reunieron con el interventor del INADI, Claudio Presman, para alertar sobre un acto de discriminación hacia la mujer por razones de género, condición económica, edad y discapacidad en la venta de Misoprostol, una sustancia recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para interrumpir un embarazo en casos legales, como cuando está en riesgo la salud o la vida de la mujer o el embarazo es consecuencia de una violación.
“El acceso al Misoprostol se ve obstaculizado por su excesivo e injustificado costo, lo que directamente imposibilita su compra, discriminando a todas las mujeres en general, pero en particular a las más pobres, a quienes padecen discapacidad y a las niñas y adolescentes”, advirtió Barbagelata, abogada y diputada nacional MC especialista en cuestiones de género.
La precandidata explicó que “en nuestro país, el Misoprostol es producido y comercializado por un único laboratorio bajo el nombre de Oxaprost, y se encuentra aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para usos gástricos exclusivamente, no reconociendo sus usos obstétricos y previendo modalidades de expendio”.
Además, señaló Barbagelata, el laboratorio que fabrica y vende esta sustancia “goza del monopolio de producción y comercialización”, por lo que “abusa de su posición dominante e impone precios exorbitantes”. Por si fuera poco, este medicamento “tampoco está incluido en el Plan Médico Obligatorio (PMO) que deben cumplir las obras sociales y prestadoras privadas de salud”.
“Tanto el precio artificialmente elevado como la reticencia de la ANMAT a reconocer su uso obstétrico, impactan negativamente sobre el ejercicio de los derechos de las mujeres, quienes son las usuarias de este medicamento por razones de salud sexual y reproductiva. Los obstáculos que este abuso generan son discriminatorios y esperamos que el INADI actúe para terminar con esta inequidad”, concluyó la dirigente del Partido Socialista.
 Adhirieron a la denuncia Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora), Nelly Minyersky (presidenta del Parlamento de las Mujeres en la Legislatura porteña),  Carlos Schwartz (médico) y Diego May Zubiría (ex constituyente nacional).
Foto: Martín Brunas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*