Víctor De Gennaro: “En el Congreso hay menos debate y más poder del que yo pensaba”

El ex gremialista y diputado nacional por Unidad Popular llegó a Salta a acompañar a su candidato Edmundo Falú y criticó fuertemente a las Leyes por “negocio” que se generan en el Congreso.

 

De Gennaro del Frente Popular llegó a Salta para “acompañar y agradecer”,  según sus propias palabras, a los candidatos de su frente y a los votantes. En diálogo con LA GACETA y junto a sus candidatos Edmundo Falú, candidato a diputado nacional y Ernesto Eterovic, candidato a Senador por Rosario de Lerma, realizó agudas observaciones sobre la política y el ejercicio del poder legislativo en Argentina.

“La Constitución Nacional indica, desde 1994, que se deben hacer consultas populares pero nadie quiere preguntarle cosas a la gente”, dijo De Gennaro a LA GACETA.

¿Qué le recomendaría a Edmundo Falú, si llega a ser diputado nacional por Salta?

Yo les comentaba hace rato que subestimé al Congreso. Hay más poder del que yo pensaba, menos debate y más negocio del que imaginaba. En ese recinto se discute la vida y muerte de la gente nuestra. Es más, yo llegué a dividir las Leyes en leyes de negocios, que traen muerte, y leyes de solidaridad, que traen vida. No importaba quién presentaba el proyecto, yo votaba en base a esa idea y, te cuento, que lamentablemente ganan las leyes del negocio que traen muerte. Como por ejemplo la Ley de ART: al año mueren 20 compañeros por accidentes laborales y las ART no hacen ni prevención, ni reparación del daño. Nosotros presentamos una Ley al respecto.

¿Cómo encaran la presentación de una Ley?

La mejor manera son las audiencias públicas, no son propuestas personales, hay que democratizar el congreso, también los senados y congresos provinciales, son levanta manos del poder. Es importante que se presenten a distintos cargos buena gente, honesta y comprometida. Hay que consultarle a la gente sobre las leyes que se hacen, generar debate, la gente sabe mucho.

Por ejemplo, la Ley del Lenguaje de Señas para sordos que presentamos, nunca pensé que podría significar tanto para la población pero sí: son 800.000 hipoacúsicos y 3.000.000 de familiares. La Ley la redactamos con especialistas de la universidad, lingüística, ONGs y familiares. Y en el Senado se paró, porque es un negocio. Lo que sería un salto cualitativo en la vida en sociedad se paró en Senado por un negocio.

¿Cómo se trabaja siendo minoría política?

Hay que abrir el congreso, presentamos los proyectos con marchas y movilizaciones porque a las Leyes las hacíamos con la gente. Proponemos abrirlo para que no sea un cónclave de los negocios del oficialismo, no vivimos la democracia participativa. La Constitución Nacional indica, desde 1994 que se deben hacer consultas populares pero nadie quiere preguntarle cosas a la gente. ¡Imaginate si les preguntás sobre la eliminación del el 82% móvil! Recibirías un “no” rotundo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*