Edmundo Falú pide al gobierno un referéndum para decidir la reforma de la Constitución de Salta

Falú no ha expresado ‘su apoyo a la reforma constitucional’, como afirma la comunicación oficial del Ministerio de Gobierno, sino que se ha limitado a no rechazar la posibilidad de una reforma, y a partir de esta postura ha avanzado algunas propuestas, como la del referéndum previo.

El pasado jueves, día 30 de agosto, el Ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia del gobierno provincial de Salta, señor Marcelo López Arias cursó una invitación escrita al excandidato a Gobernador de Salta y a diputado nacional Edmundo Falú, en su carácter de presidente del partido Unidad Popular de Salta.
En el escrito López Arias hablaba de la conformación, en el seno de su cartera, de una «mesa técnica» cuyo cometido -según se desprende del propio escrito- es el de recolectar los aspectos de interés de cada sector y buscar los acuerdos correspondientes que podrían derivar en cambios institucionales.

El caso que la reunión entre Falú y López Arias se ha producido el día lunes 3 de septiembre, en la sede gubernamental, y de la misma ha informado el gobierno provincial, con el particular sesgo que lo caracteriza, diciendo que «Unidad Popular se suma al debate ante la posibilidad de una reforma constitucional».

Lo cierto es que Falú, en su calidad de presidente de la Unidad Popular, no se ha «sumado» como afirma el gobierno, sino que simplemente ha aceptado la invitación a dialogar formulada por el ministro y lo ha hecho de una forma educada y civilizada como corresponde a un dirigente político sensato y responsable. En palabras del dirigente: «primero aclaré que me pareció correcto aceptar la invitación formulada a nuestra fuerza política».

Según Falú, la funcionaria del Ministerio de Gobierno Victoria Restom le manifestó durante el encuentro que otras fuerzas políticas habían sido invitadas a la reunión pero que declinaron asistir. Esta circunstancia no había sido informada por el gobierno.

Fuera parte de esto, Falú ha opuesto reparos razonables a la iniciativa reformista, pidiéndole al ministro, para empezar, que cualquier decisión relativa a la reforma de la Constitución sea adoptada por el conjunto de los ciudadanos, que deben ser consultados en referéndum, como también proponen los diputados provinciales de la Unión Cívica Radical.

Falú no ha expresado «su apoyo a la reforma constitucional», como afirma la comunicación oficial del Ministerio de Gobierno, sino que se ha limitado a no rechazar la posibilidad de una reforma, y a partir de esta postura ha avanzado algunas propuestas, como la del referéndum previo, que hablan en todo caso de que su postura personal y la de su partido no coincide con la del gobierno, que, hasta aquí, se ha mostrado partidario de una reforma técnica express, realizada en un tiempo breve y en coincidencia con el cambio de ciclo político, una posibilidad rechazada con firmeza por muchos sectores políticos.

En concreto, al comienzo de la conversación, Edmundo Falú dejó claro que no es partidario de una reforma express, ni de que se convoque a una convención reformadora en las próximas elecciones. Dijo también que adhería a la propuesta de dos diputados provinciales de la UCR para decidir la necesidad de la reforma a través de un referéndum vinculante que legitime la decisión. Al mismo tiempo, Falú ha mostrado partidario de fomentar una «amplia participación» de fuerzas políticas y sociales en el proceso de reforma y ha puesto a esta participación -así como a la exigencia de referéndum- «como condición fundamental para legitimar dicha reforma». Sobre todos estos temas, el presidente de Unidad Popular Salta ha prometido al ministro enviar un escrito detallando los puntos que, a juicio de esta formación política, deberían ser incluidos en el debate reformista.

Falú ha revelado también que durante su encuentro con el ministro López Arias surgió el tema del voto electrónico, sobre el cual el excandidato a Gobernador dijo que se debía contemplar la posibilidad de volver al voto de papel, pero con boleta única, siguiendo el ejemplo de las provincias de Córdoba y Santa Fe.

Aunque se daba por descontado que el gobierno intentaría capitalizar la reunión con Falú, como ya lo hizo con otros políticos que también expresaron sus reservas respecto de la operación que planea el gobierno, no se calculaba que la distorsión de la información iba a llegar al extremo de hacer pasar a un crítico de la reforma como un entusiasta adherente.

Fuente: www.noticias.iruya.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*