“Derrumbe Social: Hay 4.755.984 pobres más”

Reproducimos el Informe  Derrumbe Social en la Argentina, Pobreza e Indigencia en el 2do. Semestre de 2018, elaborado por Claudio Lozano, coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas de Unidad Popular.

Para Lozano, “el INDEC ha publicado los datos semestrales de pobreza (32%, 14.291.546 personas) y de indigencia (6,7%, 2.992.292  personas). Nuestro Instituto hace tiempo que, utilizando las bases de ingresos del INDEC, lleva adelante un seguimiento  trimestral de la información. Por lo tanto y como sabemos que la pobreza en el 3er. trimestre del 2018 se ubicaba en el 28,1%, y la indigencia en el 6%, queda claro que para que el INDEC haya emitido la información que proporcionó, es porque el cuadro social se agravó de manera extrema en el último trimestre del año. Así las cosas, si hay un promedio semestral del 32% es porque la pobreza en el 4to. Trimestre trepó al 35,9%. Es decir que a finales del año pasado en la Argentina había 16.066.601 personas en situación de pobreza. Al mismo tiempo, la indigencia en el 4to. trimestre se ubicó en el 7,4% lo que equivale a decir que 3.322.740 personas pasan hambre en la Argentina.

La presentación semestral nos dice que en un año (2do. Semestre del 2018 vs. 2do. Semestre del 2017) se agregaron 2.928.690 personas a la situación de pobreza, y que los hambrientos son 870.047 personas más. Sin embargo, al comparar los últimos trimestres de cada año la situación se agrava mucho más. Hay 4.409.678 pobres más y 1.344.665 hambrientos más. Pero lo más relevante a observar, porque indica con claridad el derrumbe social vivido en nuestro país durante el 2018 a consecuencia de las corridas cambiarias y el acuerdo con el FMI, surge al comparar el cuarto trimestre del 2018 con el 1er. trimestre de ese mismo año antes de las corridas. En el 1er. trimestre la tasa de pobreza se ubicaba en el 25,5% y, en el 4to., escaló al 35,9. Durante el año la tasa se expandió en un 41%. Al observar el comportamiento de la indigencia vemos que esta pasó del 4,9 % en el 1er. trimestre al 7,4% en el cuarto, es decir que el hambre creció en un 52,9 %. La conclusión es brutal:Macri y el FMI generaron en el 2018  4.756.984 pobres más y 1.165.466 hambrientos más”.

Consuelo pobre para el presidente y sin consuelo para los pobres

Imaginamos el consuelo pobre al que debe estar acudiendo el presidente al conocer los niveles de pobreza recientemente anunciados con el calendario en mano y la certeza de que no es Agosto sino casi Abril del 2019. La proyección o el adelantamiento imaginario de un tribunal del pueblo que, no advertido sobre la función de espectacularización de las campañas, hubiese tomado seriamente la consigna de “pobreza cero” hace unos años aparece ahora leyendo con rostro preocupante las estadísticas sobre el empobrecimiento de la población, a punto de pronunciar una sentencia desfavorable, que no sólo viene a caer sobre su cabeza sino también sobre todo el equipo de trabajo, como les gusta decir (sin dejar si quiera candidato en pie).

En esta campaña, se les pinchó el globo porque volver a los niveles de pobreza de cuando arrancó la medición (del 32%) en el año 2016, el “punto de partida con el cual deberán evaluar mi gestión” dijo Macri, eludiendo que meses antes se había brindado un golpe distributivo vía la brusca devaluación de fines del 2015, es una derrota brutal. Derrota política para la coalición gobernante que se traduce en el sufrimiento de la población, en el agravamiento de las condiciones hostiles para la supervivencia de los estratos siempre postergados, en el ajuste y estrategias de sustitución de gastos en los hogares populares, en inanición para el pobre y en pobreza para la clase media.

El 32% de pobreza es un mínimo de padecimiento que ofrece un programa económico de austeridad como el actual vigilado por el FMI. Puede ser aún peor. Este año, incluso, ha desafiado buena parte de la imaginación de todos y todas por la velocidad que asumió el deterioro social. Ningún ingreso, ni salario, ni jubilaciones ni prestaciones sociales quedaron en pie al lado de la inflación al tiempo que la dinámica excluyente y precarizante del mercado de trabajo mostró su peor faceta.

Si le queda algún amigo coherente en el gabinete, el presidente debería recibir este consejo “no festeje antes de tiempo, porque para Agosto la cosa puede ponerse mucho peor”. Y la razón sería muy simple, no es cierto que los efectos de “los cambios estructurales” se verán en indicadores futuros, por el contrario, la dirección de la actual política económica comprometerá aún más el cuadro social venidero y ya no alcanzaría aquel 0,3% del PBI negociado con el FMI para contener el malestar. El adelantamiento anual del aumento de la fórmula de movilidad del 46% a partir de Abril para las asignaciones por hijo universales, ya se comió parte de ese flaco salvataje.

Observemos entonces el resultado de lo recientemente publicado en materia de pobreza e indigencia por ingresos al finalizar el año 2018:

  • Al segundo semestre del 2018 hay 291.546 de personas pobres, de las cuales casi 3 millones pasan hambre. En términos relativos es posible afirmar que la tasa de pobreza es del 32% mientras la indigencia afecta al 6,7% de la población.
  • Considerando lo anterior, desde una lectura trimestral[1], se verifica un cuadro de empobrecimiento aún más grave durante los últimos tres meses del año: la tasa de pobreza es del 35,9% y la indigencia del 7,4%. Es decir, al llegar a fines del año 2018, nada menos que 16 millones de personas son pobres y 3,3 millones son indigentes.
  • El deterioro más importante se experimentó a partir de los efectos que en la inflación tuvo el shock devaluatorio permitido por el Gobierno que se concentró en dos momentos del año y se constituyeron, finalmente, en la llave maestra que legitimó el ingreso de FMI y el recrudecimiento de las políticas de ajuste, austeridad fiscal, desregulación financiera y astringencia monetaria. Se verifica entonces que la primera corrida cambiaria durante el mes de Mayo (cuando el dólar pasó de $20,23 a $23,67) provocó un aumento de la tasa anual de inflación que subió a casi el 30% (en Junio) para luego volver a escalar hasta alcanzar el 47% hacia Diciembre 2018 como consecuencia del segundo golpe devaluatorio en Septiembre que derivó en una brutal pérdida de valor de la moneda local (ver Gráfico Nº3).

En este marco, los salarios de los trabajadores y el refuerzo que ofrecen las prestaciones sociales a sus hogares sufrieron un marcado retroceso en términos reales conforme al carácter insuficiente de los aumentos paritarios y de las actualizaciones por movilidad otorgados durante el año. Concretamente, el nivel general de salarios se redujo un -11,8% (con una caída más profunda en el caso de los asalariados no registrados, del -13,5%), mientras las jubilaciones y las asignaciones familiares perdieron el -12,7% del poder adquisitivo del 2017. No está de más señalar que tamaño recorte de ingresos no podría haberse logrado sin la complicidad de una parte de la dirigencia sindical que negocia salarios en detrimento de los trabajadores para conservar privilegios corporativos o personales, así como también merece resaltarse la actuación de parte de la dirigencia política que en el Congreso de la Nación aprobó a finales del 2017 una reforma previsional regresiva.  Obsérvese del cuadro N º 10: los porcentajes de actualización derivados de la fórmula de movilidad durante los dos primeros años de la actual gestión (2016 y 2017) se aproximaron a la inflación (2016: 31,7% vs. 39,4%; 2017: 28% vs 25%). Sin embargo, la nueva legislación en la materia introdujo un rezago que se observa en el año 2018: mientras la movilidad estipuló un aumento del 28,5%, la inflación casi alcanza el 50%.

El resultado de lo anterior es que tan sólo desde Abril a Diciembre del 2018, período en el que se concentró el efecto regresivo anterior, hay 4.756.984 millones más de pobres y 1.165.466 millones más de personas indigentes (ver Cuadro Nº4).

  • De esta manera, al comparar con los niveles verificados a finales del año 2017 se observa que:
  1. Según los resultados semestrales (2º Sem. 2018 vs 2º Sem. 2017), el año culmina con aumento anual de la tasa de pobreza del 24,5% (pasa del 25,7% al 32%) y de la indigencia del 39,6% (del 4,8% al 6,7%) que deriva en 928.690 pobres más y 870.047 indigentes más (ver Cuadro Nº6).
  1. Según los resultados trimestrales (4º Trim. 2018 vs 4º Trim. 2017), el año culmina con aumento de la tasa de pobreza del 36,5% (pasa del 26,3% al 35,9%) y de la indigencia del 66,3% (del 4,5% al 7,4%) que deriva en 409.678 pobres más y 1.344.665 indigentes más (ver Cuadro Nº3).
  • El mayor empobrecimiento durante la gestión Cambiemos redunda entonces en un saldo difícil de justificar en términos de la moralidad y ética que suelen autoadjudicarse pero a la vez, difícilmente evitable desde el punto de vista del tipo de programa económico que se lleva a adelante. Por lo tanto, al comparar con un verdadero punto de partida (una inferencia al 4to trimestre 2015[2] (cuando la tasa de pobreza estaba en torno al 29,5% y la indigencia en el 5,3%) se verifica que la pobreza y la indigencia aumentaron. Los 292.747 millones pobres más y 1.037.682 millones más de personas con hambre, personifican el costo social de un plan de ajuste que lleva más de tres años y adquirió velocidad en el último período.

En definitiva, la actualidad está signada por un sector productivo en pleno repliegue con reminiscencias a lo experimentado en el 2001 y con efectos en el plano laboral que se conocen todos los días, como el cierre de negocios, empresas, fábricas y despidos pero que la semana pasada quedó plasmado en las estadísticas oficiales del mercado laboral: menos empleo (-131 mil), más desocupación (385 mil), más subocupación (370 mil) y más informalidad laboral (84 mil). Todo ello configura un cuadro recesivo que, a contramano de lo que esperan los funcionarios, no logra frenar tan siquiera la inflación que inercialmente se ubica a una tasa mensual superior al 2% y que actualmente pareciera estar más vinculada a la volatilidad del dólar -que para colmo a lo largo de esta semana volvió a subir-.

Recesión e inflación es, entonces, la combinatoria explosiva para el estallido de la pobreza, que al año 2018 ubica el nivel de empobrecimiento en un techo que no se alcanzaba desde hacía una década atrás, cuando se sentían los efectos de la crisis financiera internacional (ver Gráfico Nº2). El casi 36% se ubica incluso por encima del efecto de la devaluación de Kicillof del 2014 (33%) y del año 2016 (32,2%). El nivel de indigencia, si bien es el más elevado de los años macristas, reconoce en una serie más larga otros techos como el segundo trimestre 2008 (cuando todavía no existía el programa de Asignación Universal por Hijo) y en el 2014. Es presumible que los tres bonos aplicados durante el año 2018 (Marzo, Septiembre y Diciembre) hayan logrado contener en parte la tasa de indigencia, lo que indicaría que sin éstos la incidencia del hambre en nuestro país es efectivamente más importante.

Afirmamos, por último, que la extensión de la pobreza y el hambre en este esquema económico no es un error ni un paso necesario y transitorio que revela el “esfuerzo de los argentinos” para poder superar la crisis. La pobreza y el hambre es la garantía de los niveles de desigualdad que permite que la Argentina de hoy, en tan sólo tres años, se pueda fugar capitales por U$S 59.324 millones, pagar intereses de deuda por U$S 29.711 millones, girar utilidades y dividendos por U$S 6.746.

Esta caudalosa suma de recursos que sale de la Argentina que representan exigencias financieras del capital o consumo lujosos de sectores de altos recursos (como el gasto en turismo) es la que no se destina a paliar la deuda social. Injusticia redistributiva que queda expuesta al verificar que los U$S 47.176 millones que se fueron durante el año pasado representa el monto necesario (bruto) para resolver la pobreza en la Argentina.

Variables En dólares En pesos
Fuga K + Utilidades y Dividendos + intereses +Servicios 47.176 1.326.117
CBT familia tipo 907 25.494
Cantidad de CBT contenidas en fuga de dólares 4.334.771 4.334.771
Cantidad de personas que podrían no ser pobres 17.339.085 17.339.085
Cantidad de pobres actuales 16.066.601

Pobreza e Indigencia – 2do Semestre 2018

 Cuadro Nº1.1. Pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 2do Sem. 2018 – Total Nacional

Tasa Población (**)
Pobreza 32,0% 14.291.546
Indigencia 6,7% 2.992.292
Total 100% 44.661.081

(**) Nota: la población utilizada refiere al Censo 2010.

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC.

Cuadro Nº1.2. Pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 4to Trim. 2018(*) – Total Nacional

Tasa Población (**)
Pobreza 35,9% 16.066.601
Indigencia 7,4% 3.322.740
Total 100% 44.716.607

(*) Inferencia en base a las tasas de Pobreza e Indigencia del 2do Semestre 2018

(**) Nota: la población utilizada refiere al Censo 2010.

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC.

Gráfico Nº1. Evolución de las Tasas de Pobreza e Indigencia, Gestión Macri (2015-2018). Total Nacional

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC.

Cuadro Nº2. Variación Gestión Macri, en tasas y cantidad de personas. 4to Trim. 2015 vs. 4to Trim. 2018. Total Nacional.

  Pobreza Indigencia Población
Total
% Población % Población
4º Trimestre 2015(*) 29,5% 12.773.854 5,3% 2.285.058 43.361.167
4º Trimestre 2018 35,9% 16.066.601 7,4% 3.322.740 44.716.607
Var. 4T 2015 vs 4T 2018 22,0% 3.292.747 41,0% 1.037.682 1.355.440

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC.

 (*) Nota: Como no se dispone de la información proporcionada por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) correspondiente al trimestre en cuestión, los datos surgen de una elaboración propia a partir de un procedimiento que consta de actualizar la base EPH del segundo trimestre 2015, a través de una revisión en los ingresos de las personas (ITF). 

Cuadro Nº3. Variación interanual pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 4to Trim. 2017 vs. 4to Trim. 2018. Total Nacional.

  Pobreza Indigencia Población
Total
% Población % Población
4º Trimestre 2017 26,3% 11.656.923 4,5% 1.978.075 44.269.657
4º Trimestre 2018 35,9% 16.066.601 7,4% 3.322.740 44.716.607
Var. 4T 2017 vs 4T 2018 36,5% 4.409.678 66,3% 1.344.665 446.951

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC. 

Cuadro Nº4. Variación anual pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 1er Trim. 2018 vs. 4to Trim. 2018. Total Nacional.

  Pobreza Indigencia Población
Total
% Población % Población
1º Trimestre 2018 25,5% 11.309.617 4,9% 2.157.274 44.382.079
4º Trimestre 2018 35,9% 16.066.601 7,4% 3.322.740 44.716.607
Var. 1T 2018 vs 4T 2018 41,0% 4.756.984 52,9% 1.165.466 334.528

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC. 

Cuadro Nº5. Variación trimestral pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 3er Trim. 2018 vs. 4to Trim. 2018. Total Nacional.

  Pobreza Indigencia Población
Total
% Población % Población
3º Trimestre 2018 28,1% 12.520.855 6,0% 2.662.656 44.605.555
4º Trimestre 2018 35,9% 16.066.601 7,4% 3.322.740 44.716.607
Var. 3T 2018 vs 4T 2018 28,0% 3.545.746 24,5% 660.083 111.053

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC. 

Cuadro Nº6. Variación interanual pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 2do Sem. 2017 vs. 2do Sem. 2018. Total Nacional.

  Pobreza Indigencia Población
Total
% Población % Población
2º Semestre 2017 25,7% 11.362.855 4,8% 2.122.245 44.213.445
2º Semestre 2018 32,0% 14.291.546 6,7% 2.992.292 44.661.081
Var. 2S 2017 vs 2S 2018 24,5% 2.928.690 39,6% 870.047 447.636

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC. 

Cuadro Nº7. Variación semestral pobreza e Indigencia, en tasas y cantidad de personas. 1er Sem. 2018 vs. 2do Sem. 2018. Total Nacional.

  Pobreza Indigencia Población
Total
% Población % Población
1º Semestre 2018 27,3% 12.131.653 4,9% 2.177.476 44.438.291
2º Semestre 2018 32,0% 14.291.546 6,7% 2.992.292 44.661.081
Var. 1S 2018 vs 2S 2018 17,2% 2.159.892 36,7% 814.816 222.790

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC. 

Gráfico Nº2. Evolución de las Tasas de Pobreza e Indigencia, Gestión Macri (2015-2018). Total Nacional.

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC. 

Cuadro Nº 8. Evolución interanual del tipo de cambio e IPC. Año 2018.

  IPC Var. a/a TC Var. a/a
ene-18 25,4% 19,6%
feb-18 25,5% 27,2%
mar-18 25,6% 30,4%
abr-18 25,6% 31,7%
may-18 26,4% 50,8%
jun-18 29,5% 64,6%
jul-18 30,9% 60,9%
ago-18 34,2% 73,0%
sep-18 40,3% 123,8%
oct-18 45,5% 112,7%
nov-18 48,0% 108,4%
dic-18 47,1% 114,0%

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Balance Cambiario (BCRA) e INDEC. 

Gráfico Nº3. Evolución interanual del tipo de cambio e IPC. Año 2018.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Balance Cambiario (BCRA) e INDEC.

Cuadro Nº 9. Evolución nominal y real del haber mínimo jubilatorio y la AUH. Año 2018.

  Haber mínimo jubilatorio AUH IPC
Nominal Real Nominal Real
dic-17 $ 7.246,6 $ 7.246,6 $ 1.412,0 $ 1.412,0 100,0
ene-18 $ 7.246,6 $ 7.133,9 $ 1.412,0 $ 1.390,0 101,6
feb-18 $ 7.246,6 $ 6.954,5 $ 1.412,0 $ 1.355,1 104,2
mar-18 (*) $ 7.660,4 $ 7.174,8 $ 1.492,6 $ 1.398,0 106,8
abr-18 $ 7.660,4 $ 6.994,8 $ 1.492,6 $ 1.362,9 109,5
may-18 $ 7.660,4 $ 6.862,4 $ 1.492,6 $ 1.337,1 111,6
jun-18 $ 8.096,3 $ 6.979,0 $ 1.577,5 $ 1.359,8 116,0
jul-18 $ 8.096,3 $ 6.789,0 $ 1.577,5 $ 1.322,8 119,3
ago-18 $ 8.096,3 $ 6.524,0 $ 1.577,5 $ 1.271,2 124,1
sep-18 (**) $ 8.637,1 $ 6.525,9 $ 1.682,9 $ 1.271,5 132,4
oct-18 $ 8.637,1 $ 6.212,0 $ 1.682,9 $ 1.210,4 139,0
nov-18 $ 8.637,1 $ 6.037,6 $ 1.682,9 $ 1.176,4 143,1
dic-18 (***) $ 9.309,4 $ 6.328,4 $ 1.813,8 $ 1.233,0 147,1
Var % 2018 28,5% -12,7% 28,5% -12,7% 47,1%

(*) Mar-18: Se aplicó un bono por única vez de $375 para jubilados y $400 para la AUH.

(**) Sep-18: Se aplicó un bono por única vez de $1.200 para la AUH.

(***) Dic-18: Se aplicó un bono por única vez de $1.500 para la AUH. 

Cuadro Nº 10. Evolución comparativa del aumento por fórmula de movilidad e IPC. Gestión Macri.

  Aumento por Fórmula de Movilidad IPC
2016 31,7% 39,4%
2017 28,0% 25,0%
2018 (*) 28,5% 47,1%

(*) A partir de 2018 se implementa nueva fórmula de movilidad: 70% RIPTE y 30% IPC.

Fuente: Elaboración propia en base a EPH-INDEC 

Cuadro Nº 11. Evolución del índice salarial nominal y real del Sector Privado, Público y General. Año 2018.

  Sector Privado Sector Público Nivel General
Registrado No registrado
Nominal Real Nominal Real Nominal Real Nominal Real
dic-17 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
ene-18 101,7 100,1 100,7 99,1 100,4 98,8 101,1 99,5
feb-18 102,5 98,4 101,8 97,7 101,1 97,0 102,0 97,8
mar-18 104,0 97,4 103,7 97,1 103,9 97,3 103,9 97,3
abr-18 107,6 98,3 106,1 96,9 105,5 96,4 106,7 97,4
may-18 110,3 98,8 105,2 94,2 107,2 96,0 108,3 97,0
jun-18 111,8 96,4 103,9 89,6 108,6 93,6 109,2 94,2
jul-18 114,5 96,0 106,9 89,6 111,8 93,7 112,1 94,0
ago-18 117,7 94,8 109,6 88,4 115,1 92,8 115,3 92,9
sep-18 120,5 91,0 113,5 85,7 119,1 90,0 118,6 89,6
oct-18 125,1 89,9 115,4 83,0 124,7 89,7 122,9 88,4
nov-18 128,3 89,7 121,5 84,9 127,2 88,9 126,5 88,5
dic-18 130,4 88,7 127,2 86,5 130,3 88,6 129,7 88,2
Var% 2018 30,4% -11,3% 27,2% -13,5% 30,3% -11,4% 29,7% -11,8%

Fuente: Elaboración propia en base a INDEC. 

  2016 2017 2018 Acumulado 3 años de Macri
Necesidad de Financiamiento -84.038 -98.168 -89.851 -272.057
Importaciones -49.988 -54.572 -42.675 -147.235
Fuga de Capitales -9.951 -22.143 -27.230 -59.324
Saldo Servicios -9.004 -10.847 -9.460 -29.311
Intereses -11.989 -8.440 -9.282 -29.711
Utilidades y Dividendos -3.106 -2.166 -1.204 -6.476
Exportaciones 58.081 58.600 50.998 167.679
Inversión Extranjera Directa 2.523 2.362 2.424 7.309
Brecha de financiamiento -23.434 -37.206 -36.429 -97.069
% (Expo+IED) sobre Necesidad de Financiamiento 72,1% 62,1% 59,5% 64,3%

Cuadro Nº 12. Necesidades y Brecha de Financiamiento en 3 años de Macri. En millones de dólares.

Fuente: elaboración propia en base a datos del Balance Cambiario-BCRA. Cifras provisorias

[1] Si bien las tasas trimestrales de pobreza e indigencia no son oficiales, las aquí presentadas son el resultado de una elaboración propia sobre la base de datos oficiales. Así, se infirieron las tasas del cuarto trimestre 2018 conforme a la reciente publicación de las correspondientes al  segundo semestre considerando el valor resultante de éstas durante el tercer trimestre 2018 (se aplica la misma metodología de cálculo a la última base usuario ampliada disponible).

[2] Como no se dispone de la base de datos proporcionada por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) correspondiente al trimestre en cuestión, los datos surgen de una elaboración propia a partir de un procedimiento que consta de actualizar la base EPH del segundo trimestre 2015, a través de una revisión en los ingresos de las personas (ITF). La reestimación consiste de un aumento, el cual es un promedio ponderado entre la estructura relativa de la población y sus debidos aumentos salariales, jubilatorios, o asignaciones familiares.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*